lunes, 25 de agosto de 2014

Leyendo "Alguien dice tu nombre" de Luis García Montero

¿Qué hace el poeta vivo que más vende en España, el autor de Habitaciones separadas, Premio Nacional de Poesía, escribiendo ésta ya su tercera novela? Puede que se deba a la influencia de su pareja, Almudena Grandes, a quien dedica el libro con estas palabras: “A Almudena, porque la sigo y me conduce a mí”. Y junto a este motivo puede encontrarse también su compromiso político, para hacer llegar sus ideas a un público más amplio, como está haciendo la propia Almudena con su proyecto de seis novelas sobre la postguerra española. Y es que sí, Alguien dice tu nombre es una novela que aúna técnica y compromiso, redonda en la forma y con un punto de mira en el fondo que no pretende disimular: la memoria histórica.

La narración se desarrolla en Granada, es el verano de 1963, un verano que marcará la vida de León Egea, el joven protagonista, en cuyo nombre he querido ver un guiño a León Tolstói y Javier Egea. Muy pronto, en la primera página, leemos esta frase: “Yo miro un calendario al que han dejado de cambiarle las fechas y pienso en un país seco, en una ciudad calurosa y detenida, en una existencia sin futuro”. Desde el principio hay una crítica feroz contra el inmovilismo, una incitación palmaria a la rebelión.

Es precisamente al principio donde el autor carga la suerte, con una escritura rica en contenido, sin relleno, y con acertadas incursiones líricas, pero sin rebasar los cauces naturales de la prosa en una novela, algo que se mantiene de principio a fin y que para un poeta de las dimensiones de Luis García Montero habrá supuesto todo un ejercicio de contención.

En esas primeras páginas entran ganas de no obedecer al jefe en el trabajo, o de contestarle como Bartleby, el escribiente de Herman Melville: “Preferiría no hacerlo”. Luego la historia desliza su foco hacia el primer amor del protagonista y narrador, con reseñables escenas eróticas por las que García Montero fue preguntado en una presentación del libro, respondiendo delante de Almudena Grandes y en un ambiente de confianza que al fin y al cabo vivía con la autora de Las edades de Lulú.

“Si el amor, como todo, es cuestión de palabras, acercarme a tu cuerpo fue crear un idioma”, escribió García Montero en su poemario Completamente viernes. Para él “escribir es seducir”, así lo expresa en Alguien dice tu nombre. Una novela en la que busca seducirnos a través de personajes comunes y situaciones cotidianas. No hay asesinatos, ni bellezones, ni héroes de los que dependa la vida en la Tierra. Todo un reto. De hecho debo reconocer que llega un momento en el que a mí mismo me parece apreciar que a la historia le falta sal.

Otro pero que tengo anotado es que comienza dando prioridad a la conciencia directa del narrador en primera persona sobre las escenas y su poder de sugestión. Aunque enseguida lo armoniza. Entre mis apuntes veo subrayados varios homenajes literarios. Para empezar, Alguien dice tu nombre está encabezado con dos citas, una de Jaime Gil de Biedma y otra de Juan Marsé. Además, las referencias a escritores y al propio oficio de escribir son habituales, buena parte de las veces como consejos que le daba a León Egea, escritor en ciernes, su profesor de Literatura (escrita con mayúscula, no así dios, virgen o semana santa, que Luis García Montero prefiere escribir en minúsculas). La descripción de la casa del profesor y el elogio a sus clases conforman mi página favorita del libro. Quedémonos entonces con una frase que el poeta pone en boca del profesor y que tanto habrá tenido que ver con el proceso de esta obra: “escribir es negociar con la memoria”.


© Ricardo Guadalupe

miércoles, 20 de agosto de 2014

Entrevistado por Sara Roma en la Revista Vísperas

Publicado en la Revista Vísperas el 05/08/14: http://www.revistavisperas.com/entrevista-con-ricardo-guadalupe/

A Ricardo Guadalupe le importa el qué y el cómo, por eso la publicación de “Relatos con abrelatas”, su último libro, es una oportunidad para preguntarle por lo que cuenta y por lo que experimenta para contarlo.

Sara Roma: El amor es un tema muy presente en estos relatos, por ejemplo, en “La ausencia”, “El viaje” y “La alarma”, se habla de la acción para acabar con el inmovilismo, de la imposibilidad de alcanzar el destino en pareja si las velocidades son distintas; de que no nos podemos permitir el lujo de quedarnos parados, debemos fluir.

Ricardo Guadalupe: Ya lo comentaba en mi anterior libro, Frases en el muro, que la pareja debe funcionar como un par de esquís, ir en paralelo, por separado pero apoyándose en los giros, y compensándose uno a otro. Si te fijas, una pareja son dos líneas paralelas. Ya sea paseando o en la cama, en vertical o en horizontal.

S.R.: Creo que los comienzos de tus cuentos dan pie a escribir otra historia y a continuarla. Son un golpe de efecto. Leo textualmente el arranque del relato “Fronte”: «Un golpe de aire caliente fue lo que empujó a la papeleta de una tómbola a través del polvo levantado por el gentío, llevándola más allá de los puestos de bisutería, lejos del ruido de las casetas de tiro al blanco y del centelleo de la luminaria. Solo la rueda de un carromato consiguió atraparla».

R.G.: Cuando escribo un relato corto tengo la novela en la cabeza, pero cuento lo justo, lo justo para que cada lector componga su propia novela, que será diferente a la mía y a la del resto de los lectores. Ahí radica gran parte de la magia y el juego que provoca un cuento.

S.R.: Precisamente, el ser humano se diferencia del animal en su capacidad para utilizar el lenguaje, aunque las nuevas tecnologías parece que nos están llevando a una involución. “Vasos comunicantes” es una crítica social a esas personas que solo se comunican a través de aparatos.

R.G.: Espero que la velocidad de los tiempos no nos haga perder el placer de las conversaciones largas y en persona. Yo reivindico las tertulias de los cafés, por ejemplo. Y además tengo comprobado que las más interesantes reflexiones no vienen de primeras, sino dando tiempo al fluir natural del intercambio de palabras.

S.R.: En tus relatos hay claros homenajes a Borges, Cortázar, etc. ¿Quiénes han sido tus referentes literarios?

R.G.: Cuando levanto la vista de la pantalla del ordenador veo a Italo Calvino y su fantasía, a Kafka y su mundo interior, también las fotografías de Cortázar, el mago de las palabras, y de Borges, el que atesoraba casi todas ellas. Muy cerca están Kerouac y su música, la sensibilidad de Bassani, la técnica de Henry James… En el lomo de otros libros asoman la elegancia de Scott Fitzgerald, el fraseo de Salinger o los androides de Philip K. Dick. No me quiero olvidar del soberbio estilo de Javier Marías, como ejemplo patrio, ni de la oscuridad de Anne Rice, como disparadora de mi pasión lectora. Me dejo a muchos, pero por encima de todos ellos hay un autor que para mí es más que un escritor, leyéndole he seguido a un guía, a un espíritu desbordante de energía y personalidad, me refiero al gran... (pincha aquí para ver el texto completo y seguir leyendo)


Foto: Marián Lucas Rodríguez

miércoles, 13 de agosto de 2014

Reseñado por Silvia Gallego en El Heraldo del Henares

Publicado el 06/08/14 en el periódico El Heraldo del Henares: http://www.elheraldodelhenares.es/pag/noticia.php?cual=22185

RELATOS CON ABRELATAS, OTRA EXPERIENCIA DE LECTURA

Ricardo Guadalupe nos ofrece en su nuevo libro, una apuesta personal: diferentes relatos y un comentario sobre algún aspecto de su génesis o una opinión al respecto. Lo sintetiza muy bien en el título, "Relatos con abrelatas". En 2010 publicó "Palabras literarias", un manual divertido de figuras retóricas, con ejemplos de la vida cotidiana y sugerentes propuestas. El segundo libro fue en 2012 y se tituló "Frases en el muro. Un diccionario de intuiciones". Atrevidas y breves reflexiones sobre conceptos muy variados.

Comparto con Ricardo la visión de la literatura como un proceso especial de comunicación, una búsqueda de belleza con un código que se distingue de la lengua cotidiana. Me sorprenden gratamente sus giros coloquiales, los "codazos al lector" –los guiños buscando su complicidad–. Un rasgo importante que se percibe en sus creaciones lo señala con esta afirmación: "tengo un aprecio especial por los textos literarios que permiten participar al lector en su interpretación personal".

La mezcla con otras artes aparece en sus relatos, en algunos aplica el "zoom cinematográfico" (por ejemplo: "soltar los dedos del tirador uno por uno", en "El rizo de Ventura" o "parado ante la puerta vecina se pasó la mano por el pelo, y apretó el timbre", en el final de "La ausencia"). Varias películas sirven como fuente de inspiración y algunas canciones como "excusas inspiradoras". Uno de los relatos parte de observar una pintura; se trataría de su versión posmoderna del tópico de Horacio "ut pictura poiesis" (la poesía como la pintura). El diálogo entre las artes influye en su discurso. A veces en forma de juego.

Demuestra su maestría en el "arte de narrar" por diversos caminos: seduce con símbolos (bibliotecas, laberintos en los que nos perdemos, papeles que taponan una herida…), consigue un ritmo peculiar con repeticiones, cuida la atmósfera para crear en ocasiones "un tinte irreal", provoca extrañamiento (por ejemplo en el relato titulado "Fronte": "tornillos que a su vez liberaron sillas […] únicamente la carpa se le atragantó"). Aparecen muchos hallazgos literarios que consiguen sorprender al lector; algunos inicios son reveladores, como en "La ausencia": "las vacaciones son obligatorias".

Además aparece un cierto culturalismo: la vieja idea del drama como algo bello, la unión de sabiduría y estética, el juego con los clásicos y la Biblia como pilares de la Modernidad... Así como un nutrido trasfondo literario (con numerosos homenajes a sus "héroes”, como Cortázar, Borges, Henry James…) y filosófico (el pensamiento o la identidad).

Si nos centramos ahora en los temas, vislumbramos que la heterogeneidad es un rasgo fundamental. Algunos de ellos son: las relaciones humanas, lo social, la metaliteratura, lo sensorial ("la muerte tuvo un sabor amargo y un olor a tierras sin surcos", aparece en "La hoja extranjera"; "sonidos de columpios", en "El Olvidón"). Otro es el pensamiento filosófico: “¿de dónde vendríamos?”, pregunta en el relato "En busca del galeón", o la bella metáfora "sus ojos de hucha vieron en los míos dos manecillas que giraban hasta poner en hora su propio reloj del tiempo", en "Fruta desperdiciada". Similar fuerza tiene "los ojos son el mapa del tiempo", donde reconocemos al autor de "Frases en el muro".

En cuanto a otras cuestiones técnicas, llaman la atención principios como "Este es el final de la historia. Ahora todo queda en tus manos, seas quien seas", de "El heredero"; o este otro de "La hoja extranjera": "Ocurrió al tomar mi primer... (pincha aquí para ver el texto completo y seguir leyendo)


Foto: Marián Lucas Rodríguez

lunes, 4 de agosto de 2014

Leyendo "Mientras agonizo" de William Faulkner

García Márquez explicaba que lo que le asombraba y conmovía de Faulkner no sabía si era por lo que contaba de su tierra o por la identificación que él encontraba con Aracataca y su infancia. Y que fue entonces cuando empezó a darse cuenta de lo que podía contar realmente sacado de las tripas y cuando agarró el verdadero camino.

La influencia de Faulkner en García Márquez fue fundamental y quién sabe si éste hubiera creado Macondo de no haber inventado antes Faulkner el condado de Yoknapatawpha, lugar imaginario en el que transcurren varias de sus novelas e inspirado en el condado de Lafayette, donde el autor sureño pasó la mayor parte de su vida.

Precisamente es en Mientras agonizo la primera vez que aparece el condado de Yoknapatawpha, palabra que significaría originariamente en lengua indígena, según Faulkner, “agua que fluye despacio a través de una tierra llana”. Quizás da así nombre a la lentitud de un territorio rural estancado en tradiciones de otros tiempos. Mientras agonizo es un retrato de la América profunda.

Cuando se le preguntaba por la elección del título, Faulkner solía citar de memoria el parlamento de Agamenón a Odiseo en La odisea, libro XI: “Mientras agonizo, la mujer de los ojos de perro no me cierra los ojos cuando ya desciendo a Hades”. Hay quien ha querido ver en la historia de la novela algunos ecos, versión campesina y jocosa, de la odisea homérica, puesto que narra el viaje que emprende la familia de una difunta para cumplir su deseo de ser enterrada junto a sus antepasados en Jefferson, a más de sesenta insufribles kilómetros. Viéndolo de ese modo, Jefferson haría las veces de la Ítaca a la que busca volver Odiseo.

En boca de los personajes las referencias son bíblicas, con varias alusiones. Su propia historia podría ser toda ella una alusión bíblica, si tenemos en cuenta que tras una misión en apariencia carente de sentido obtienen cierta recompensa.

Parece ser que Faulkner la escribió en unas ocho semanas, entre el 25 octubre y el 29 de diciembre de 1929. Y tan escaso tiempo se nota. Encontramos ideas felices, pero poco trabajadas. El lenguaje es descuidado y las descripciones pobres. Y aunque mejore algo hacia la mitad del libro, no se corresponde la escritura de Mientras agonizo con la de un Nobel, premio que William Faulkner recibió en 1949.

Hay que añadir en su debe un ritmo lento y un humor por momentos descontrolado que nos lleva, a incomprensibles y bruscas sacudidas, del relato de corte costumbrista al directamente surrealista.

Por lo demás, hablar del tinte lírico que imprime en diversos pasajes y destacar el continuo cambio de narrador. Llega a emplear hasta 15 narradores distintos. Una técnica muy original, pero que sacrifica el vínculo de cercanía entre el lector y su narrador, algo sumamente atractivo para muchos aficionados a la literatura entre los que me incluyo.

Para cerrar me gusta citar alguna frase que me haya llamado la atención. No me ha sido fácil dar con ella en esta ocasión, al menos en la edición de Anagrama que he leído, la que resulta ser la más fiel a la redacción original del autor. Ha tenido que ser en otra edición donde he encontrado este atinado símil que viene a comparar los más de sesenta insufribles kilómetros que se afanan en recorrer los personajes de la novela con los innumerables años que llevan de retraso respecto al reloj de los nuevos tiempos: “Igual que si el espacio que nos separa se hubiera convertido en tiempo: en algo irrevocable”.


© Ricardo Guadalupe

lunes, 21 de julio de 2014

Artículo en la revista ACUA

Publicado en el número 21, mayo/junio 2014, de la revista cultural ACUA.


Ricardo Guadalupe con ACUA en el Café del Infante

....“Mi padre me pidió como último deseo volver a ver Ituina”, así comenzaba a narrar uno de los relatos del libro el cuentacuentos Toni Álamo. Presentaba yo el libro “Relatos con abrelatas” en el Café del Infante, el pasado 24 de abril. Y confieso que aproveché la narración de Toni para saborear el momento y detenerme en el buen número de caras amigas que me arropaban. Empezando por Juan Manuel y Juan Carlos, de la Asociación Cultural ACUA, que organizaron la presentación. Siguiendo por Teresa Sorozábal, directora de la biblioteca municipal, de la que además habían venido varios miembros de su club de lectura. Sin olvidar a don Antonio Carreira, que tuvo la gentileza de asistir sólo un día después de que dieran su nombre a una de las salas de lectura de la biblioteca. También reparé en la hermana de Teresa Moreno, la coordinadora del club de lectura del Centro de Mayores, al que pertenecen los deportistas y simpáticos integrantes del grupo Andarines en quienes de igual forma puse los ojos. La escritora Luz Macías, excompañeros del club de ajedrez, mi madre, mi pareja, amigos del instituto… Todos escuchaban el relato “Ituina” y por todos brindé con la copa de vino a la que tan generosamente nos invitó Marisa Becerril. No me quiero olvidar de Enrique Cienfuegos, quien difundió el acto allende las redes sociales. Como no me quiero olvidar de este 24 de abril, fin de fiesta del Día del Libro, en el que vi brillar en la mirada de cuantos me rodeaban las luces de Villaviciosa de Odón, nuestra Ituina particular.



lunes, 14 de julio de 2014