miércoles, 10 de junio de 2009

Memoria histórica

¿Y por qué hablar de ella, ahora, precisamente ahora... después de tantos años? Ahora que ya casi había conseguido olvidarla y creerme a pies juntillas la versión que nos dio aquel militar. Ahora que me había acostumbrado a recordarla por la foto en blanco y negro en la que me llevaba de la mano con esa sonrisa que tanto se parece a la mía. Precisamente ahora la tenían que desenterrar de una fosa común. Y a sólo un tiro de piedra de la casa de Toledo, por donde mis hijos echaban carreras con las bicis en agosto. Qué será de las mentiras que les conté. Dios quiera que mis hijos no me las echen en cara, ellos al menos tendrán una historia que contar. Yo sólo tenía una foto.


© Ricardo Guadalupe

16 comentarios:

Ricardo Guadalupe dijo...

Para quien no esté muy familiarizado con el movimiento de Memoria histórica de España contaré que se trata de reescribir la historia de la Guerra Civil Española y la dictadura franquista, que, como todos sabemos, estaba escrita según el bando que ganó la guerra y que acaparó toda forma de poder en España durante casi cuarenta años.

Ahora, se supone que hemos alcanzado la suficiente madurez democrática como para llevar a cabo esta revisión histórica. No se trata de reabrir viejas heridas, sino de cicatrizarlas definitivamente, y de conocer la verdad sobre innumerables familiares desaparecidos que merecen tanto la reconstrucción de su historia personal como de su dignidad.

Poli dijo...

Ricardo festejo que abogues por la memoria.
De este lado del charco y con lo particular de mi historia, no puedo ser muy objetiva al respecto.
Defendamos el derecho a saber que fue de nuestros seres queridos. Cada familiar del que duerme el sueño eterno en una fosa común necesita rescatarlo, reencontrarlo. Darle sepultura o realizar el ritual que le cure las heridas. Poner un punto final a la incertidumbre de no saber. Sin pretender el olvido con la sepultura. Tan sólo una respuesta a la pregunta mil veces echada al aire.Dónde están? qué fue de ellos?

Un abrazo y las gracias por este post.
te dejo un párrafo de la canción de León Gieco 'la memoria'
La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

mi nombre es Alma dijo...

Y no solo de esa gran memoria histórica nos olvidamos, si no de aquella más cotidiana. Escribí en mi otro blog y trasladé al nuevo, la historia cotidiana de mi madre en aquellos años en los que no pudo ser niña.


memoria histórica cotidiana

Saludos, un placer leerte

Lala dijo...

Yo creo que es justo y necesario que toda, toda la verdad se escriba, que nada quede censurado, que todo el mundo sepa el camino que hemos recorrido y la historia que se ha silenciado.
A mi me queda muy lejos y afortunadamente no tengo familiares enterrados en fosas comunes, pero si los tuviera, yo quisiera saber. Aún sin tenerlos, quiero saber.

Me ha encantado tu entrada. Era justa y necesaria también.
:D


Un beso


Lala

Beatriz dijo...

Me ha tocado vivir un proceso en mi país, en donde a los que desaparecían se les ocultaba su identidad entre dos letras malditas "NN". Y creo que es justo reivindicar que esos muertos son nuestros y que con su identificación,los que aún no los hemos enterrado en nuestra memoria, podamos responder a la desgarrante duda que plantea el duelo...¿por qué?, sobredimensionado por el aunque presentido final,nos sigamos interrogando sobre su último destino,¿qué ha sido de ellos?

Amaia dijo...

Qué curioso Ricardo,pues mi entrada de hoy también alude a la memoria,y digo curioso,porque hasta este momento no he leído tu comentario de Gaite,o sea,que hemos coincidido.Si es que la historia habría que volverla a escribir porque toda ella está redactada según del lado que estuviera el narrador.
Un abrazo!

Luzdeana dijo...

Todo pueblo necesita de las raíces de su memoria para sostener su identidad. Como han comentado mis compatriotas, ésto nos toca muy de cerca. Creo que todavía nos falta bastante por hacer respecto al tema en la Argentina. Y que ésa es una de las razones por las cuales nos cuesta encontrar el rumbo como país. Muchas son las consecuencias de una identidad tan tambaleante como la nuestra, aunque duela reconocerlo.
Ojalá nos sirvan los ejemplos de otros países.
Un beso.

Esteban dijo...

¡Terrible y duda historia!
¡Que surimiento y dolor encerrados en unas pocas líneas!
Me ha gustado mucho.


Otra cosa:

Me extraña mucho eso que comentas de que no has podido entrar en el blog porque nadie me lo había dicho antes. ¿Has comprobado si la dirección que tenías estaba bien escrita? Debiera ser http://champanporlastetas.soy.es (igual yo lo escribí mal y has usado el link que te di)

Por cierto, has entrado en el RANKING DE LOS 50 MAYORES COMENTARISTAS DE MI BLOG...


Un fuerte abrazo,

Esteban
http://champanporlastetas.soy.es

graze dijo...

Importante que la verdad salga a la luz, la verdad objetiva que no depende de bandos ni de partidos, la verdad que hace que cada familia recupere a su ser querido independientemente de su ideología, independientemente de sus creencias, independientemente de su voto.

Alejandro Kreiner dijo...

Hay partidos políticos a los que le interesa desempolvar el pasado, sobre todo cuando pueden arañar algunos votos.

Saludos.

Toupeiro dijo...

La verdad debe salir siempre a flote mejor en el momento oportuno, sino más vale tarde que nunca.

notre dame 2006 dijo...

Solidarizándome siempre con las víctimas -recordemos que las hubo de uno y otro bando- no estoy muy segura de la bondad de hurgar en la mortaja.
Guerra singular nuestra guerra civil, de hermanos contra hermanos, plagada de historias en cada recobeco.
Acaso lo más prudente y humano es recordar siempre los horrores, para vergüenza de todos, y dejar que el aire del tiempo ventile nuestro rencor y nos permita vivir en paz.
Acaso.

AkiraBlog dijo...

Hola amigo, qué decirte de ésto, me interesé en su momento sobre vuestro pasado, vuestra memoria histórica, mira nada más al cine, quizá la manera más directa de hacernos partícipes de aquella memoria Histórica, o a la Literatura. Quizá, todo lo hagamos pensando en nuestro pasado, sin ir más lejos, yo no supe de éste post tuyo, y mira, la entrada mía, en la que habla o recreo nuestra propia memoria histórica, hablo de Perú claro está. "Nos atacan".

Un abrazote y por cierto, te llegaron mis Mails. Un saludo Ricardo.

Trenzas dijo...

Lo más peliagudo será mantener todo ello en sus justos límites, porque el dolor y la humillación son no muy buenos consejeros.
Totalmente a favor de que se recupere lo que nos han ocultado, en ambos bandos y pedir que de una buena vez, todas las heridas se cierren y se sepa lo más y mejor posible de una verdad tanto tiempo enterrada.
Precioso el post. Yo también tengo sólo una foto de algún familiar :(
Abrazos, Ricardo.

Ricardo Guadalupe dijo...

Duro asunto del que os agradezco especialmente vuestras opiniones. Como agradezco a Poli la letra de esa canción que defiende la libertad de la memoria, o a Alma la historia cotidiana que escribió, de forma muy sentida, como no podía ser de otra manera, ya que sin duda eres, Alma, una gran defensora de la memoria y la justicia histórica. Todo sea por evitar esas malditas “NN” de las que habla Beatriz.

Ricardo Guadalupe dijo...

Es cuestión de identidad, esa palabra que tan acertadamente ha señalado Luzdeana, identidad nacional, social, familiar y personal. En cuanto a la figura del narrador a la que alude Amaia, en la literatura buscamos un narrador subjetivo, en la historia no, ahí buscamos un historiador objetivo, como debe ser. Luego está lo que cada uno quiera hacer con ese conocimiento, puesto que estoy totalmente de acuerdo con lo que entiendo que quiere decir Notre dame, y es que es respetabilísimo decidir no “hurgar en la mortaja”. Yo no me meto en lo de desenterrar o no de las fosas comunes a los seres queridos o familiares, esa es una decisión muy personal. Pero sí abogo por el derecho a saber la verdad de nuestro pasado y de nuestros mayores, porque no olvidemos que ese es el medio más efectivo para evitar que se repita el horror.