miércoles, 4 de noviembre de 2009

Conversando con Judith Palacios


CRONOLOGÍA CÓSMICA
....
El Universo tiene una edad de unos 13.600 millones de años.

La edad de la Tierra es de unos 4.500 millones de años.

La vida surgió en la Tierra hace unos 4.000 millones de años.

....
LOS COMETAS
....
Los cometas transportan compuestos químicos precursores de la vida. Hay investigaciones que apuntan que fue la materia orgánica de los cometas la que dio origen a los seres vivos en la Tierra al impactar contra ella durante su formación como planeta. El mismo mecanismo podría funcionar por todo el universo, dejando los cometas la semilla de la vida en mundos desconocidos. Sólo en la nube de Oort se calcula que pueden existir hasta cien billones de cometas.

*
En las cercanías del Sol la capa exterior del cometa se calienta y sus sustancias heladas pasan a estado gaseoso, proyectándose hacia atrás y formando así su famosa cola. Las colas de los cometas alcanzan millones de kilómetros. Se ha llegado a observar alguna de aproximadamente treinta millones de kilómetros, un quinto de la distancia que hay de la Tierra al Sol.

*
Cuando la Tierra atraviesa la órbita de un cometa las partículas que se han ido desprendiendo de éste penetran en la atmósfera terrestre en forma de lluvia de meteoros, como son las Perseidas, las Leónidas, las Oriónidas, etc. Cada lluvia de meteoros procedente del cuerpo de un cometa se llama de manera diferente para distinguirlas y para hacer referencia a su ciclo y al cometa progenitor de cada una de ellas.

*
El primer hombre en predecir la periodicidad de un cometa y demostrar así las teorías de Newton sobre que los cometas debían seguir una órbita fue Edmund Halley. En 1705 calculó que el cometa que hoy en día lleva su nombre volvería a visitar las cercanías de la Tierra en 1758. Lamentablemente Halley murió antes del regreso del cometa y no pudo vivir el éxito de su predicción y de lo que pasó a considerarse una de las más bellas ilustraciones de la capacidad científica del ser humano.

16 comentarios:

Ricardo Guadalupe dijo...

Andaba yo interesado en el espacio exterior, o más bien daba tumbos, cuando José Luis, un compañero del trabajo a quien siempre recordaré por lo mucho que le aprecio y por aquel día en que se ató la corbata a la cabeza, je, je, me puso en contacto con Judith, su cuñada, astrónoma de profesión y corazón.

A partir de ese momento Judith y yo mantuvimos una intensa correspondencia vía email en la que yo iba descubriendo esos otros mundos al tiempo que ella desplegaba generosamente sus amplísimos conocimientos sobre Marte, el Sol, los cometas, el tiempo y la relatividad, la astronomía en el arte, la composición y desarrollo del Universo y otros tantos temas relacionados en los que yo era un completo neófito pero por los que siempre había sentido fascinación, puesto que intuía que estaban estrechamente ligados a cuestiones fundamentales de la existencia del ser humano, y no sólo a nivel físico sino también metafísico. No en vano desde las civilizaciones antiguas y aún hoy muchos científicos cumplen también el papel de filósofos. Ahí tenemos a mi admirado Stephen W. Hawking, cuyo libro “Historia del tiempo” me leí por recomendación precisamente de Judith, y que sostiene teorías del ámbito científico que entran en contacto directo con la filosofía. De hecho me pregunto cuántas investigaciones científicas habrán surgido a partir de argumentos previos de carácter filosófico. Para mí que bastantes.

Ricardo Guadalupe dijo...

Pero volviendo a Judith, Judith Palacios, que es la protagonista de esta entrada, os contaré de ella que su doctorado versa sobre los campos magnéticos del Sol. Al estudio de dichas regiones solares se dedicaba en Holanda, país desde donde me escribía los emails. Y actualmente continúa estudiando la estructura y dinámica del campo magnético solar a través de su trabajo en la misión “Sunrise”, un proyecto en el que colaboran la NASA, la Agencia Espacial Alemana y el Programa Nacional del Espacio en España, con la tecnología de algunos de los mejores observatorios solares, como la Torre Solar Sueca de la isla de La Palma o el satélite japonés “Hinode”.

Ricardo Guadalupe dijo...

El caso es que, yo no sé si porque se ha mimetizado con el astro rey de tanto estudiarlo o porque ya era así de nacimiento, Judith es un sol. Sería el cuento de nunca acabar intentar transcribir toda la información que contenían sus emails, y siempre de una manera afectuosa y de una forma que yo pudiera entender. Lo que he hecho en esta entrada es seleccionar una parte de esa información, aquella que más útil me es para documentar la novela que estoy escribiendo, ya que los elementos de ciencia ficción de dicha novela fueron en definitiva los que me decidieron a tratar de mejorar mi pobre base de conocimientos científicos.

Por otro lado, he de advertir que las frases o párrafos no son textuales sino que están adaptadas a mi orden mental. Esto se debe a que seguir la correspondencia de Judith era seguir un torrente de ideas con el que viajar por el espacio y el tiempo, un torrente apasionado del que salían despedidos datos y más datos a borbotones y que luego he necesitado ir recogiendo, pararme en ellos y explicármelos yo mismo para asimilarlos mejor. Además, digamos que esos datos funcionaban, utilizando la jerga científica, como vectores con los que Judith marcaba mis siguientes movimientos por el insondable universo de la astronomía.

Parafraseando de algún modo al filósofo Vaz Ferreira, el caudal de conocimientos emanado por esta amiga astrónoma me ha hecho posible flotar y evitar así caer despeñado en mis andanzas por las fosas abisales del cosmos. Mi agradecimiento por ello a Judith Palacios.

Ricardo Guadalupe dijo...

Espero que la selección que he elaborado para esta entrada pueda ser para vosotros de algún apoyo, sea físico o metafísico. Al fin y al cabo, ya lo dijo Carl Sagan: “Todos somos polvo de estrellas”. Por cierto, pinchando en la foto en la que aparece Judith podéis acceder a su blog personal, que curiosamente no dedica a la astronomía sino a sus viajes.

Un abrazo

Alejandro Kreiner dijo...

Los humanos necesitamos una cura de humildad..., a veces nos creemos el centro del Universo.

Saludos.

Lala dijo...

Mi total y absoluta ignorancia hace que estas cosas, desconocidas para mi, me superen. Lo siento todo tan inmenso, tan infinito, tan incomprensible!
Y bueno, la filosofía es la que se ha encargado siempre de los últimos "por qué" de las cosas, y los científicos tratan de dar esas respuestas con certeza. Filosofía y ciencia con ese nexo común que es el saber.

Me llevo muchas cosas cada vez que vengo. Por eso nunca te preguntaré qué te debo, jajaja, por si...
(broma)


Un besito


Lala


P.D. su blog de viajes...ay...miedo me da ir y engancharme. Me encantan las crónicas viajeras! :D

mi nombre es alma dijo...

Somos una minúscula parte del universo que quiere entender su esencia, ¿lo conseguiremos?.

Un abrazo

lopillas dijo...

Me apasiona, en serio, el cosmos. Y leyendo lo que comentas sobre la asimilación de conceptos, me recuerdas una conferencia de un astrofísico a la que asistí hace bastante tiempo(aquí tenemos buena cantera de astrofísicos :) y a veces decía cosas que no cabían en mi mente antes obtusa: por ejemplo explicando la forma del universo, nos dijo que una posibilidad es que fuera ondulado o.0
Tuve que borrar de mi chip la forma plana, profunda y oscura que había dibujado hasta entonces en mi cabeza.
Y cada día, a poco que leas, cambian las ideas preconcebidas ó se enriquecen.

No sabía lo de las tolinas, por ejemplo. Ni tampoco que las colas de los cometas fueran tan inmensamente enormes -da mucho juego ésto de las colas enoooormes de los cometas jajajaj Soy una payasa Ricardo, no lo puedo evitar :P
Qué chulada si se pudieran ver. Digo los cometas de verdad, los que tienen compuestos químicos precursores de la vida... ¬¬ vaya...polvo cósmico somos, cierto :DDDDDD

Gracias por tus entradas Ricardo. Las disfruto mucho. Besos

Luzdeana dijo...

Es un poquito extenso, pero lo dice todo:
"Echemos otro vistazo a ese puntito. Ahí está. Es nuestro hogar. Somos nosotros. Sobre él ha transcurrido y transcurre la vida de todas las personas a las que queremos, la gente que conocemos o de la que hemos oído hablar y, en definitiva, de todo aquel que ha existido. En ella conviven nuestra alegría y nuestro sufrimiento, miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas, cazadores y forrajeadores, héroes y cobardes, creadores y destructores de civilización, reyes y campesinos, jóvenes parejas de enamorados, madres y padres, esperanzadores infantes, inventores y exploradores, profesores de ética, políticos corruptos, superstars, «líderes supremos», santos y pecadores de toda la historia de nuestra especie han vivido ahí... sobre una mota de polvo suspendida en un haz de luz solar.
La Tierra constituye sólo una pequeña fase en medio de la vasta arena cósmica. Pensemos en los ríos de sangre derramada por tantos generales y emperadores con el único fin de convertirse, tras alcanzar el triunfo y la gloria, en dueños momentáneos de una fracción del puntito. Pensemos en las interminables crueldades infligidas por los habitantes de un rincón de ese pixel a los moradores de algún otro rincón, en tantos malentendidos, en la avidez por matarse unos a otros, en el fervor de sus odios.
Nuestros posicionamientos, la importancia que nos auto atribuimos, nuestra errónea creencia de que ocupamos una posición privilegiada en el universo son puestos en tela de juicio por ese pequeño punto de pálida luz. Nuestro planeta no es más que una solitaria mota de polvo en la gran envoltura de la oscuridad cósmica".
Carl Sagan, "Un punto azul pálido".

Un abrazo.

lopillas dijo...

Miremos las hormiguitas. Ajenas a nuestro mundo tan metidas en sus faenas. De ahí para abajo todo lo que puedas imaginar.
Mirémonos a nosotros. Ajenos a todo tan metidos en nuestras faenas. De ahí para arriba todo lo que podamos imaginar. Y más.

Urania dijo...

ES bueno saber que todo esto sobre astronomía suena inteligible... y que todos esos caóticos mails quedaron ordenados de algun modo :) Sobre Titán, seguro que ya hay muchas cosas más avanzadas, pero no leí mucho de los resultados de la Cassini-Huygens, que visitó Titán. De hecho, la teoría de los tolinos es saganiana. Y me encanta ese fragmentito de 'un punto azul pálido'. Si conseguiremos entender el universo... Espero que no; si no, el mundo se convertiría en algo demasiado aburrido y nuestra vida ya no tendría sentido. Si no buscamos conocimiento, qué otra cosa podemos hacer?

Poli dijo...

O_o
(carita de asombro)
wow!
Sigo leyéndote, hice una pausa para dejarte un mimo y para respirar después de toda esta información!!

Besos

Beatriz dijo...

Hola Ricardo, después de leer todo tu post,¡que pequeñita me siento!
y me pregunto, ¡para qué tanta vanidad, tanto egoismo, tanta creueldad,tanto individualismo?.
Ojalá nos diésemos cuenta que todos podemos habitar en esta pequeña pero maravillosa parcela que nos ha tocado y aprovechemos para admirar la belleza que nos rodea en lugar de acometer guerras por "el yo más que tú" tan común en este mundo
Y gracias por presentarnos a Judith,de la que me has dejado la imagen de que en realidad es como un sol.

Un abrazo

Ricardo Guadalupe dijo...

Un millón de gracias Luzdeana por transcribir esa joya antibelicista de "Un punto azul pálido". Es absolútamente magnífico.

Poli, mimo recibido. Qué cosquillas más agradables. Un besazo

lopillas, me encanta que disfrutes mis entradas "no físicas" :-DDD

Urania, unos buscamos el conocimiento y otros lo tenéis ya en gran medida. Pero no dejéis de buscar, así los demás podremos seguir tras vuestra estela como seguimos la estela de los cometas. Gracias Judith una vez más. Un abrazo.

Con la compañía de todos vosotros me siento menos pequeño, sin dejar de saber que lo soy.

notre dame 2006 dijo...

Muy buenas.
Qué tal Ricardo, veo que sigues escribiendo.
Por si te interesa, en el Tive suelen ofertar cursos sobre astronomía que duran un fin de semana. Hice uno, y me resultó ameno e instructivo.
Una sugerencia: el poemario "Versos del pluriverso", de Ernesto Cardenal, y en concreto su poema: "Con Martí mirando las estrellas". Lo mismo ya lo conoces.
Un beso.

Ricardo Guadalupe dijo...

Hola notre dame, muchísimas gracias por recomendarme a Ernesto Cardenal, ha sido todo un descubrimiento para mí, he conectado con sus “Versos del pluriverso” plenamente, y además como persona es muy íntegra y comprometida. Mi pequeña y cuidada lista de héroes tiene en él a un nuevo integrante. Y ello gracias a ti.

Gracias también por informarme acerca de esos cursos de astronomía, aunque me temo que no podré asistir, ahora mismo estoy viviendo en Málaga.

Me dices que los cursos son en el Tive, qué recuerdos… ¿verdad?

Un abrazo muy fuerte