domingo, 6 de diciembre de 2009

Mortal y rosa, de Francisco Umbral (fragmento narrado)



---------------------------------------------------

Para muchos Francisco Umbral será simplemente el que dijo aquello de “Yo he venido a hablar de mi libro” en el programa de Mercedes Milá. Pero Francisco Umbral fue mucho más que eso. Entre otras cosas es el autor de uno de los libros más importantes de prosa lírica que ha podido parir jamás ningún escritor en español: Mortal y rosa. Valga como muestra este fragmento que os narro en el video.

Y el motivo por el que he elegido éste y no otro fragmento tiene que ver con la segunda persona a quien pretendo homenajear con esta narración. La primera sería Umbral y la segunda Juan Diego, ese gran actor. Resulta que pocos días después del fallecimiento de Umbral se celebró un acto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid para recordar su vida y obra en el que participaron diversas personas del mundo de la cultura, y entre ellas Juan Diego, quien leyó este mismo fragmento, con un sentimiento y una interpretación tal que aún me parece estar escuchando tanto su voz como la ovación larga y cerrada que irrumpió a continuación.

El pasaje es duro, como lo es el libro en su totalidad, ya que fue escrito a modo de diario durante la enfermedad que llevó a su hijo a la muerte siendo aún un niño. Pero al mismo tiempo hay muchísima belleza y sobre todo muchísimo amor. Su título, Mortal y rosa, lo dice todo.

9 comentarios:

Lala dijo...

La piel de pollo, los pelos de punta...
Creo que nada me conmueve más que aquello que afecta a un niño. Y esas palabras de padre...ainss...
Y lo bien que lo transmites.
Me has dejado blandengue, sin consistencia. El niño a través del padre, a través de ti...
El niño.

:(


Un besito


Lala

mi nombre es alma dijo...

Un niño sin sonrisa no debería existir. Nunca ni en ninguna parte.

Un placer escucharte

Luzdeana dijo...

Qué duro, qué tierno.
Cuánto queda de pregunta en el aire en forma de impotencia ante el dolor de ver morir a un niño, a un hijo.
Hasta el sonido de la naturaleza de fondo contribuye con la dulzura con que lo expresás.
Beso.

El Drac dijo...

Qué crudo y desgarrador! Algunos padres pierden hasta la razón de tanta impotencia. Un abrazo.

lopillas dijo...

Ya he entrado a escucharte varias veces este fragmento narrado, Ricardo. Pero no tengo palabras.
Un beso muy grande

graze dijo...

Ya me habían recomendado el libro, pero ahora sé que tengo que leerlo. ¡Muchas gracias Ricardo!

Urania dijo...

Duro, pero qué bonita narración. Enhorabuena de nuevo!

techocolatecafe dijo...

Durísimo. Me habían recomendado el libro, pero no era capaz de comprarlo. Gracias por transmitir su mensaje con esa belleza.
Decía un amigo mío hace una semana, que lo que jamás entenderá del mundo es el sufrimiento, el sinsentido del sufrimiento humano. ¿Por qué y para qué? Mi amigo ha perdido a su mujer recientemente. Yo tengo una niña con una enfermedad crónica.Nada grave, pero siempre alerta y con la sombra del peligro acuestas... Yo tampoco entiendo a este dios si es que existe.

Ricardo Guadalupe dijo...

Gracias, es un placer narraros. Me hacéis sentir tan cómodo que creo que no os vais a librar de que siga con más y más narraciones :-)

Da gusto que esa comodidad también sea la vuestra y que os sintáis con confianza para contarme lo que queráis, aunque no sea fácil de contar, como has hecho tú, techocolatecafe. Recibe un abrazo.

Y una rosa para todas y todos