lunes, 6 de octubre de 2008

CALIGRAMA / Las palabras dibujadas

DEFINICIÓN

El caligrama nos recuerda que las palabras no sólo se pueden leer sino también mirar; Tienen forma, color, textura,… y cuando esa apariencia visual se dispone de modo que representa aquello de lo que al mismo tiempo hablan, es decir, cuando escritura y dibujo se funden, entonces es cuando surge la palabra que tenemos entre manos: El caligrama.

ETIMOLOGÍA

Etimológicamente tiene su origen en la palabra francesa calligramme, la cual inventó el poeta Guillaume Apollinaire para titular a su obra más importante, una obra que creó con poemas más susceptibles de verse que de escucharse.

En uno de esos poemas vemos una corbata dibujada que ha tomado forma por la artística colocación del siguiente texto: “La corbata triste que llevas puesta y que te adorna, oh ciudadano, quítatela si quieres respirar bien”. De ese modo Apollinaire consigue plasmar una imagen del contenido del poema, en este caso la corbata, con sus propias palabras.


HISTORIA

La obra “Calligramme”, a la que me he referido, es de principios del siglo XX, pero en realidad este tipo de escritura ya se hacía mucho tiempo antes, si bien sin tener nombre alguno.

En el siglo III a.C., en el periodo helenístico griego, encontramos los primeros versos que rompen con la redacción tradicional para adecuar el trazo que marcan las palabras a lo que se está contando. El autor de esos versos es Simmias de Rodas y, por ejemplo, en su poema titulado “El huevo” consiguió por medio de la distribución de las palabras la figura del huevo que nombra el título.

EJEMPLOS

Aparte de en la literatura podemos encontrar numerosos caligramas, como no podía ser de otra manera, en la pintura. A ello contribuyó por ejemplo el pintor francés, contemporáneo de Apollinaire, Odilon Redon.

También en el Islam ha tenido su papel el caligrama, ya que ante la prohibición de representar imágenes de Dios y personalidades sagradas, algunos musulmanes han recurrido al caligrama para, a partir de la caligrafía árabe, poder sugerir un rostro de Alá.

Otros caligramas los encontramos en libros pedagógicos con el fin de que los más pequeños asocien la palabra con el objeto al que nombra. En estos libros veríamos la palabra “serpiente” con forma ondulada.

EJEMPLO LITERARIO

Vamos ahora con un caligrama en castellano del poeta mejicano José Juan Tablada. Escribió lo siguiente: “Tu primera mirada, tu primera mirada de pasión aún la siento clavada como un puñal dentro del corazón”. Pues bien, la mirada de la que hablaba era como un puñal, y un puñal fue lo que dibujó Tablada con esas mismas palabras, provocando así, casi a la vez, un efecto intelectual y otro sensorial.

PARTICIPACIÓN

¿A quién no le ha venido una imagen a la cabeza leyendo un poema? ¿Y por qué no dibujar esa imagen empleando las palabras del poema? Esa es la propuesta, que elijamos un muy breve poema y juguemos con su distribución sobre el papel hasta hacer visible el objeto que nos evoque ese poema. ¿Cómo lo veis?

2 comentarios:

José Ignacio dijo...

Te agradezco la información respecto al huevo de Simmias de Rodas no lo conocía.
Alguna cvez leí que el nombre procedía del griego, no recuerdo muy bien: "gramma" registro y ....
Me gustó encontrate.

Ricardo Guadalupe dijo...

De nada!, Y, por supuesto, cualquier aportación será bien recibida, como la que haces sobre la palabra griega “gramma”, que seguro que debió de influenciar a Apollinaire a la hora de crear “calligramme”.

Un saludo