viernes, 20 de marzo de 2009

El efecto Babel


¿Cómo de bien cuidas a tus hijos? Nadie dijo que ser padre fuera fácil, y en esto nada tiene que ver el idioma en que respondas a la pregunta. Hablamos de una preocupación que nos alcanza a todos. Eso es lo primero que nos enseña Babel. Pero Babel va más allá, señala con el dedo directamente el principal peligro para nuestros hijos. Me explico, alguien dijo que si pones una pistola en tu vida lo más seguro es que se acabe disparando. Pues bien, si esa pistola llega a manos de un niño, las consecuencias pueden ser de un dolor insoportable. La bala que se dispara en Babel alcanza a todos, como la pregunta del principio, como si del efecto mariposa se tratara, aquel que dice que el aleteo de una mariposa puede desencadenar un terremoto al otro lado del planeta. Llamémoslo entonces efecto Babel, el que plantea González Iñárritu, el que toma una sola bala para hacer saltar en mil pedazos nuestra conciencia, a todos. Una bala evolucionada, desarrollada, pero tremendamente enferma, constipada, que no deja de estornudar y estornudar en el tercer mundo. Babel es una gran película, una de esas que te hace preguntarte por la composición mágica que tiene el cine, que hace que aún hoy esté embriagado, como perdido en un desierto, en plena Babilonia.


© Ricardo Guadalupe
Publicada en elmundo.es el 29/12/06

4 comentarios:

Poli dijo...

wow!

tendré que verla!
Más que interesante tu comentario.

Un beso

Luzdeana dijo...

Babel es maravillosa, porque es muchas películas en una, y porque cada una deja una pregunta que nos originará una búsqueda, y es una búsqueda que nos toca demasiado de cerca. Yo la ví una sola vez, pero me quedé con la idea de volver a verla, para descubrirle más cosas que las que me contó la primera vez. Lo que más me dejó en lo personal tiene que ver precisamente con las dificultades que estamos teniendo con la comunicación humana, es paradójico qué poco nos escuchamos, unos a otros, en un mundo tan saturado por medios de comunicación masivos. Creo que en gran parte esos medios son responsables de haber vaciado muchas palabras de su sentido. ¡Cuánto se dice!Sin embargo, qué poco tiempo tenemos para que eso nos llegue de verdad al corazón en un mundo tan vertiginoso. Es una tarea difícil encontrar un equilibrio, y poder enseñar eso a nuestros hijos...

AkiraBlog dijo...

El Támden Alejandro González Iñárritu y Guillermo Arriaga, es una muestra del buen cine que pueden hacer juntos. Pero, no creen que Arriaga se está repitiendo mucho, el utilizar vidas paralelas, historias entrecruzadas, no creen que está abusando de algo que le dio buen resultado? Digo, pero esta película en particular me encantó. Os la recomiendo.

Ricardo Guadalupe dijo...

Luzdeana, precisamente hoy reflexionaba sobre la idea de que lo que nos es familiar se convierte en invisible, y eso atañe muy especialmente a la comunicación. Hay que tratar de ser constante sin resultar rutinario, para que hechos importantes de los que se nos hablan y de los que sabemos no se conviertan en invisibles por repetitivos.

AkiraBlog, yo no he visto "21 gramos", he visto "Amores perros" y "Babel", y aunque tienen un estilo muy personal no me parecen una repetición. Más bien me parece que con "Babel" fue más allá, ahondando en ese estilo tan personal, lo cual no es un mal camino.

Y Poli, en cuanto veas "Babel" no dejes de decírmelo, me interesa mucho saber qué te parece.

Un beso