sábado, 25 de abril de 2009

Es Ravellar


Dicen que hay un lugar donde Sancho ve gigantes y no molinos, dicen incluso que cuando era todavía una ciudad invisible, se lograron allí derretir los relojes, tal como imaginó Dalí. Y así, con el tiempo fundido, brotaron de sus pozos subterráneos manantiales que en su correr formaron cascadas de tinta de versos aún por escribirse. Sobre tales aguas navega un mirador de pintura de barco, cargado de seres mitológicos. Desde ahí saltan a las diferentes islas de creación; Así, Penélope teje un manto que, al desplegar, fija la mirada eterna de decenas de emperadores romanos en piedra. El minotauro descarga un frente de piedra marés traído desde el laberinto, y cuya sombra proyecta en el suelo figuras imposibles. Las sirenas rizan los estanques y con sus cantos hacen caer a las estrellas para alumbrar la noche con luz de agua. Y entre todos ellos, pasea un quijote llamado Roberto que tiene el poder de al mirarte, convertirte en realidad.


© Ricardo Guadalupe
---------------------------------------------------

Comentario: Hoy llegué a las Baleares para pasar unos días, unas tierras de donde provienen muchos de mis mejores recuerdos. Entre ellos, y en un lugar destacado, está Es Ravellar, un espacio único, un prodigio del paisajismo en el que tuve la enorme fortuna de estar alojado. Allí, un mecenas de las artes, un creador llamado Roberto, fusiona arquitectura, escultura, iconografía, mitología, pintura y un sinfín de disciplinas y lenguajes todos ellos integrados en la naturaleza y exaltando aún más si cabe la belleza natural de la biodiversidad que contiene Es Ravellar.

Su admirado Ian Hamilton estaría muy orgulloso, puesto que fue el jardín Little Sparta, joya del paisajismo mundial y obra cumbre de este poeta escocés, lo que inspiró a Roberto para crear Es Ravellar. Y lo hizo desde el principio abriendo las puertas de Es Ravellar a artistas a los que financia, aloja y paga por aquellas expresiones artísticas que tienen como lugar de inspiración y de destino ese conjunto integrador de lo divino y de lo humano que es Es Ravellar.

Al estar allí y ver aquello no pude por menos que escribir el texto de la entrada de hoy, dedicado a Roberto y a todos los que creen en los sueños.

12 comentarios:

Esteban dijo...

No he estado nunca allí y, tal como lo cuentas, me han entrado unas ganas rementedas de conocerlo.

¿Nos puedes "regalar" nas fotos?

Un abrazo,

Esteban
http://champanporlastetas.soy.es

Alejandro Kreiner dijo...

Buen sitio para desconectar...

Saludos.

Lala dijo...

La verdad, creo que hay tan pocos asilos para las personas mayores o sin hogar, como para el arte.
Parece que lo que no es inmediatamente productivo, no sirve para nada y se equivocan.
Alimentar el alma es algo que se está dejando de lado y así nos va, convirtiéndonos al plástico cada vez más...

Me pica la curiosidad, y esto es grave: poco tiempo y ganitas de visitar ese lugar en san google!
gñe...


Un saludo


Lala

Trenzas dijo...

Vengo desde "El Rio", secándome el pelo porque me siento como si yo también me hubiera medio ahogado. Sólo medio, ya que aún puedo cerrar y abrir los ojos a voluntad :)
Y esta noche, en que dormir ha resultado un imposible, he leído todo lo pendiente, y era mucho. Eres un trabajador incansable :)
Buenos los microrelatos, cada uno con su conciencia a cuestas. Y con la de todos, de alguna forma, porque todos, seguramente, tenemos algo en nuestra vida que nos hace imaginarnos portagonistas de alguno.
Incluso en éste, que es más un homenaje, también me he creído, por un momento, ser como Sancho viendo gigantes y no realidades.
Un placer leerte. Veremos si encarrilo mi agitado tiempo y puedo seguirte más de cerca.
¿Qué tal con la SER?
Abrazos cariñosos, querido Ricardo.

José Ignacio dijo...

Tu experiencia desde la oscuridad proyecta la maravillosa puesta en escena que en un sentido opuesto a la balsa de Medusa hizo posible destapar el frasco de las esencias preñadas de creación.
No te olvides de dedicar, aunque una jornada a disfrutar las Pitiusas.
Que te sea bonito.

missno dijo...

Espero que lo pases bien en Mallorca, ya me contarás... Espero que te sirva para inspirarte para tu libro.
1beso,
MissNo ;)

Alma dijo...

Por lo que cuentas, un sitio precioso y sin contaminar. Ojala dure esa pureza.

Saludos

Luzdeana dijo...

Qué curiosidad me has despertado por ese lugar. Todo suena muy mágico. Nunca había oído su nombre.
Saludos.

Camisas dijo...

hola, acabo de descubrir tu blog y me ha gustado. te invito a leer un fragmento de mi nue libro "La Luz de la Oscuridad" http://camisaspadrino.blogspot.com/2009/05/la-oscuridad-de-juan-yerba-verde.html

saludos!!!

Ricardo Guadalupe dijo...

Esteban, ya lo creo que merece la pena el sitio, pero hasta donde yo sé todavía no está abierto al público. Y por prudencia y respeto a Roberto no voy a pasar fotos de Es Ravellar, sólo colgaré ahora una en el post, que a decir verdad muestra bien poco, pero al menos quiero dejar una gota del océano visual que es Es Ravellar. Muchas gracias por tu interés, seguro que Roberto también te lo agradece. Un abrazo, amigo.

Alejandro, y que lo digas. Buen sitio para desconectar de la rutina y conectar con algo diferente.

Lala, “un sitio para alimentar el alma”, buena definición. Eso sí, no lo busques en san google, no aparece, ¿será otra “Ituina”?, je,je. Un abrazo

Ricardo Guadalupe dijo...

Querida Trenzas, te abrazo también, y te animo a que nos sigas mostrando esas perlas que dejas en tus blogs. Tú también eres una trabajadora incansable (con varios blogs abiertos), aunque tampoco pasa nada por tomarse un descanso de vez en cuando, incluso es saludable. Pero te lo digo porque sabes que soy un seguidor tuyo y que, como ya te he dejado dicho en tu blog, eres fuente de inspiración, o de momentos de puro placer, como placer es leer tus comentarios.

José Ignacio, gracias por tus buenos deseos. Me gustó mucho tu comentario, en el sentido de que a los que tendemos a la oscuridad nos cuesta asomarnos a la luz, pero qué bonito cuando contemplamos la cara amable de la vida, justo antes de volver a nuestra cueva, claro, je, je. Un abrazo.

MissNo, sí, ya te contaré. Pero no de Mallorca, puesto que fue en Menorca donde he estado. Un lugar de inspiración, y de respiración, y de vida, de una vida con mucha pureza. Un beso

Ricardo Guadalupe dijo...

Dios te oiga Alma, que se respete lo puro, o que se toque sólo para mejorarlo.

Luzdeana, no hay truco en la magia de ese lugar, te lo puedo asegurar. Un beso

Camisas, ¡bienvenido!, y enhorabuena por tu nuevo libro, debe ser para ti un momento muy feliz. Ahora en cuanto pueda leo el fragmento que me dices y te comento. Un saludo