jueves, 28 de enero de 2010

Elecciones insólitas, de Julio Cortázar (Narrado)




13 comentarios:

lopillas dijo...

Como cada vez que te leo-escucho-reeschucho-requetescucho me quedo dándole vueltas al tema, entro antes de ponerme en trance para decirte que te quedan muy bien las gafas :)
Besote

techocolatecafe dijo...

Lo de la banana me ha dejado sin palabras, pero me sale decirte que eres un artista,de eso no hay duda y por cierto, muy decidido.

Besos!

El Drac dijo...

Hola Ricardo, intrigante tu narración pero creo que por algo no está convencido, ese pueblo y su gente debe haber provocado un sin mar de desconfianzas `por lotanto antes de arriesgarse a que todo sea falso o a que se le cobre lo elegido o se le acuse en el peor de los casos de fraude prefiere lo real y lo de menos valor; es un tipo precavido y que sin embargo no quiere irse del pueblo. Un abrazo, no estoy de aucerdo con que te sientan ese modelo de gafas y sí eres un tipo muy egocéntrico, me faltarían cojones para pararme frente a una cámara jajaja y tú lo haces muy bien,suelto de huesos y con ese airecillo de mucha suficiencia. Bien por ti, siempre es muy grato ver a los amigos. Hasta pronto.

mariquillarremete dijo...

Me podrias decir para que quiere la banana? no hago mas que darle vueltas.

SALUDOS

Beatriz dijo...

Simplemente , Cortazar me gusta.

Y como el relato me atrapa lo que menos me interesa es por qué elige la banana. Disfruto con la musicalidad del texto. Lo demás lo dejo para que vuele mi imaginación. Tal vez no coincidamos él en su intención al escribirlo y yo como lectora al interpretarlo.
Muy bien recitado Ricardo.

Lala dijo...

Es genial, me encanta!
Y mucha culpa la tienes tú, que lo cuentas tan divinamente, ajajaja!
La banana!
Desde luego, es sorprendente, pero se dice que sobre gustos...
Ya sabes, el que elige siempre lo hace por alguna razón, y no tiene por qué contarla, jajaja!


Un beso


Lala

Luzdeana dijo...

Puro existencialismo. Condenados a la libertad de elegir. Y después a la condena de los demás por nuestras elecciones. No hay escape.
Cuánto miedo esconden los prejuicios. Qué difícil elegir, pero también qué difícil aceptar al que elige fuera de lo establecido. Y entonces es más seguro condenar al muy audaz.
Creo en asumir con valor las elecciones propias. Es nuestra forma de construirnos, de ser nosotros mismos. Esto implica riesgos, pero bueno, eso ya lo sabíamos. Lo terrible debe ser sentir que no tuvimos el valor de tomar las decisiones que sentimos como profundamente nuestras.
Aplausos y hurras para tu narración. No opinaré de las gafas: tu ego podría desbordar y eso no es tan bueno.
Y un gran saludo a todas mis compañeros/as de tu club de fans, que sigue creciendo :))
Un abrazo.

AkiraBlog dijo...

Hola m querido Ricardo, hace tiempo que no te visitaba por aquí y veo, sin equivocarme, que sigues con tus aportaciones, vídeos y narraciones, de muy sobresaliente altura. Te felicito amigo. Te escribo en tu mail Ok. un saludo amigo Ricardo.

Julio L Rodríguez.

mi nombre es alma dijo...

Suerte tiene el que puede elegir, sobre todo una banana.

Un abrazo

Ricardo Guadalupe dijo...

A mí este relato primero me llamó la atención por su sentido del humor, pero no se queda ahí, también tiene mensaje, y es que la banana para mí representa lo raro, lo diferente, lo que se sale del sistema y que por tanto descoloca al resto. Aquello que yo entiendo como la originalidad y el abrir nuevos caminos. Yo no sé si hubiera tenido el valor de elegir la banana, en esas estoy, convenciéndome de esa elección. De lo que sí estoy convencido es de que admiro a la gente que lo hace, y que yo mismo quiero ser uno de ellos.

Luzdeana, diste de pleno en el sentido del relato con tu comentario. Y cómo agradezco a ti y al resto los cariños y los piropos que me regaláis. Son muy sanadores.

Con quien estoy algo molesto es con El Drac, amigo, ¿a qué viene lo de egocéntrico?, ¿qué hay de malo en dar la cara y mostrarse al otro tal cual es uno?, ¿y lo de “airecillo de mucha suficiencia”? Te aseguro que de suficiencia nada, simplemente trato de regalaros algo poniendo lo mejor de mis ganas y mi esfuerzo, ya que son varios los ensayos que hago antes de quedarme con la narración que más creo que os puede gustar. Por supuesto que admito críticas, pero te pido que trates de elegir bien las palabras, como haces a la hora de escribir tus poemas.

Y como despedida para todos, un abrazo, y un manojo de bananas.

lopillas dijo...

Bien! Me gusta cuando entras y das tu versión de lo que nos has preparado. Sobre todo cuando el contenido es tan abstracto- disperso (por lo menos para mí). Creo que a todos nos despistó la elección de la banana..., quizás concentramos demasiado el objeto. Luego el comentario de Luzdeana (qué duende tiene) enfocó un nuevo concepto, el de la elección en sí misma. Ya amplié horizonte.
Y ahora en tu explicación personal, ya me queda claro completamente lo que querías transmitirnos. Me gusta. Es un proceso enriquecedor abrir la mente a posibles nuevas opciones. Por lo menos planteárselo.
Y muchos estamos en ese carro.

Por mi parte quiero añadir una vez más que es un placer pasearme por tu blog y disfrutar tus entradas. Son distintas y dan mucho juego a la participación y que mis bromas siempre son con buena intención. También sé que lo sabes. Lo digo porsi :)
Las bananas que sean plátanos canarios, je
Besote

Ricardo Guadalupe dijo...

Oh, lopi, claro que sé de la buena intención de tus bromas, y me río mucho con ellas. Supongo que lo dices por lo de mi comentario dirigido a El Drac. Puede que esté un poco susceptible, pero no me tengáis por un tipo que le busca tres pies al gato, me gusta mucho reirme, lo que ocurre es que hay algunas palabras con las que salto, no lo puedo evitar, pero luego se me pasa.

En cuanto a la banana, entiendo que diera para muchas interpretaciones..., normal..., sobre todo para una interpretación en la que todos hemos pensado..., ¿verdad?

Un beso

ALEX B. dijo...

Bueno,llego tarde y ya habeis dado todas la explicaciones posibles a lo de la banana; asique siguiendo con lo de las bromas diré que sí, que las gafas de quedan bien jaja,
besos