martes, 2 de febrero de 2010

Deseo de morir (Louis Ferdinand Céline)



---------------------------------------------------

Interesante respuesta la que da Céline acerca de la existencia de las guerras. Da para reflexionar largo y tendido. Sobre todo para ser conscientes de la negritud en la que estamos sumidos. Andamos a ciegas. Y en ese andar errante a más de uno y de dos no les importaría caerse en el pozo de la muerte para acabar con la agonía de una vez por todas y para siempre. Es comprensible. Pero también os digo que yo creo en la luz, y a ella me entrego. Y del mismo modo os digo que para alumbrar el camino, primero hay que darse cuenta de que se está a oscuras.

Este video he podido subtitularlo gracias a las traducciones que tan generosamente ha realizado mi amiga Lydia Martínez. Ella ha traducido las dos partes que aparecen en YouTube de esta entrevista. La entrevista en cuestión se desarrolla en Meudon, donde Céline vivió los últimos años. La novela que estaba escribiendo el año de la entrevista es Rigodon, la última que escribió, de hecho la acabó el mismo día en que falleció.

La traducción de la primera parte de la entrevista la he colgado en la siguiente dirección web: http://docs.google.com/View?id=d774s6j_55c93cpwds

La de la segunda, a la que pertenece la respuesta del video de esta entrada, está en: http://docs.google.com/View?id=d774s6j_56hqp7gvdj

De nuevo una vez más mi agradecimiento a Lydia, quien me ha ayudado a profundizar más en un autor con el que siento una identificación muy especial que va más allá del tiempo y el espacio. Le leo y parece estar hablándome mi subconsciente.

No voy a empezar a hablar de él o del vínculo que siento con él porque esta entrada no tendría fin. Pero por supuesto será un inmenso placer para mí intercambiar impresiones con quienquiera que le pueda interesar.

Un abrazo (esta vez el abrazo lo incluyo en la entrada, hay que prevenir la caída al foso)

11 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Interesante entrevista de veras.

Placer leerte,

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

Beatriz dijo...

Un buen recuerdo de Céline con esta entrevista. Cuando leí "Viaje al final de la noche" me impresionó una cita de él que hoy no la recordaba literalmente, pero la he buscado por que sus palabras son muy significativa de su trágica visión de la vida , quizás fruto de sus esperiencias personales.
<>

Me gustan tus lecturas.
Un abrazo

Beatriz dijo...

Perdón, se me ha intercalado una s en lugar de un x en experiencias al final del comentario.Cosas de las prisas.

Luzdeana dijo...

Gracias por acercarme a Celine. Su filosofía está claramente marcada por su experiencia de vida. Es áspera, dura, como la vida que vivió. Los grandes tienen la capacidad de transformar eso en creación. No he leído ninguna de sus obras, pero me gustaría. Me gustó leer lo que cuenta su mujer, sobre las cartas de amor que le escribía en la intimidad. Este hombre tan recio que enaltece el sufrimiento y desprecia públicamente el amor (ése que no conoció de niño), está declarando todo su dolor.
“Si el ser humano sufre me digo que va a ser más malo y se vengará.”
Esto es tan evidente en los delitos violentos, fruto de la miseria, que se ven todos los días. Cómo puede estar la gente tan ciega para no ver algo tan claro, cuando se habla de inseguridad en mi país, y de leyes más duras, sin ver el verdadero origen del problema…
Un beso.

Norma dijo...

Tengo que leer a Céline. No recuerdo haber leído nada de él. Al margen de su ser aparentemente sufrido, estoico, espartano casi, creo que las guerras ocurren no solo porque debe de haber mucho suicida, sino porque nos hemos acomodado en la vida.

Hay muchos que desean guerras, si, por diferentes intereses, pero otros muchos más no las queremos y no hacemos absolutamente nada por evitarlas. Ni siquiera salir a la calle a decir yo no la quiero.

Quién era que decía... "tenéis lo que necesitáis".

PD: tengo otro blog, desde hace unos años. "el barandal". Lo hice para la Tertulia de lo martes con mis amigos (http://elbarandal.blogspot.com). Desde allí estoy traspasando algunos textos a mi blog de norma.

ALEX B. dijo...

Pus no he leido nada de Céline.Mea Cuylpa.A mi me encantaría que hicieses algún comentario más sobre su obra y sobre todo porqué sientes predilección por este autor.
Me he metido ha investigar y desde luego es un autor que de momento levanta pasiones encontradas.Por un lado leo que fue exiliado de Francia porque según algunos dicen tenía ideas cercanas al nazismo; por otro lado leo la injusticia que fue aquello y defensas a ultranza de su persona y de su obra.(siento mi deconocimento , pero¿ sería mucho abusar que me dieses tu opinión?, si no te apetece en el blog puedes hacerlo al mail)
Siempre interesante Ricardo ( ja ja con o sin gafas)Besos.

Lala dijo...

Quizás no exista el deseo de morir, sino el de experimentar aquello que no se conoce, no?
Debe ser como la luz para las mariposas...ese atractivo imán que las lleva a la muerte, tan irresistible...

Me ha parecido muy fuerte, la verdad...


Un beso


Lala

Ricardo Guadalupe dijo...

Gracias por seguir ahí, y gracias por comentar con el cariño de siempre esta entrada sobre Céline. Sé que no es un autor fácil en el que entrar, de primeras puede resultar hasta desagradable, pero no os habéis dejado llevar por esa posible primera impresión y no le habéis prejuzgado o marcado como indeseable sino que habéis respetado sus opiniones, intuyendo o incluso sabiendo de alguna manera que contienen un poso enorme de sabiduría y de experiencias personales. Y tal es el vínculo que siento hacia este autor que respetándole a él me habéis respetado a mí, y eso es de agradecer, sinceramente. Cuesta compartir la admiración que uno siente hacia alguien, básicamente por temor a que alguien lo critique gratuitamente, pero con vosotras no me cuesta abrirme, no tengo ese miedo, y eso es algo tan raro y bello que creo que podemos llamarlo amistad. Sí, aquí tenéis a un amigo.

Ricardo Guadalupe dijo...

Dicho esto, me gustaría responder algunos comentarios. Por ejemplo el tuyo Beatriz, que me ha dejado intrigadísimo. Dime por favor a qué cita te refieres. Dímelo antes de que acabe de comerme las uñas y continúe con la mesa o con cualquier otro objeto de ingestión poco recomendable 

Luzdeana, otro tanto me pasa contigo, qué es lo que cuenta su mujer acerca de las cartas de amor que le escribía, necesito saberlo, me resulta ineludible, es de ese tipo de preguntas que pasan a convertirse en esenciales, como el sentido de la vida o el porqué el coyote nunca deja de perseguir al correcaminos  En serio, no dejes de decírmelo, por favor!!!

Alex B., te escribo y te cuento. Aunque vaya por delante que Céline no era nazi, como tampoco era comunista, más que nada porque lo que sí que era es anarquista, un completo anarquista que no se casaba con nadie, independiente de acción y de pensamiento.

Lala, me encanta cómo has sacado el punto poético y luminoso a una opinión tan oscura como la del vídeo. Has puesto un contrapunto muy acertado y que dice mucho de tu forma de ver las cosas.

Ricardo Guadalupe dijo...

A todo esto he visto que os he pedido aportaciones sobre Céline, ¿y yo qué?, ¿no? Bueno, pues yo voy a escribiros un párrafo de una de sus biografías en el cual su hija Colette habla de algo que en la entrevista Céline deja claro que para él es muy importante: el método de trabajo. El párrafo es este:

“Cuando Colette se traslada a París luego de peripecias familiares nos describe en la entrevista señalada parte del Método de cómo escribía su padre. Ella vivía con él en la rue Lepic y se acostaban temprano, en el mismo cuarto en camas separadas, muy cerca el uno del otro. Cuando él consideraba que ella estaba dormida, habiendo transcurrido aproximadamente una hora, se levantaba y comenzaba a andar como Napoleón, de extremo a extremo, y a hablar solo, repitiendo a veces una misma palabra; posteriormente anotaba sobre papeles que tenía pegados a la pared lo que había acabado de hablar o repetir. Al día siguiente recogía todos los textos y los reescribía”

El Drac dijo...

Ricardo veo que habías publicado varias veces, discúlpame hermano se me pasó; bueno en realidad estas disculpas van por mí mismo que es en tu blog donde de verdad aprendo e intercambio ideas. Bueno te diré que hay dos aspectos fundamentales en las que no estoy de acuerdo con Céline Uno es Dios del cual me explayo lo suficiente en "elogio de la razón" no sé si lo leíste y en el deseo de morir de los hombres; creo que está equivocado, el vivir es un instinto de conservación hasta en los enfermos mentales, en los animales faltos de razonamiento, en los accidentes de tránsito sucede el deseo de prevalecer sobre el otro, el deseo de atemorizar con acciones intrépidas al otro las que muchas veces derrotan en accidentes, pero sólo en una mente enferma cabe el deseo de morir y gracias a Dios no toda la sociedad tiene esa anomalía (excepto algunos como yo jajaja sí pues, cuando paso cerca de un precipicio tengo intensos de deseo de arrojarme y cuando manejo ¡no sabes! siempre voy al límite)Si los hombres van a la guerra es por órdenes del Estado que irónicamente se hizo para servir al pueblo (ahora se han invertido los papeles el pueblo sirve al estado y crea y engorda en él a los nuevos millonarios una cosa de locos) El capitalismo es lo que arroja a los países a la conquista de nuevas fuentes de riqueza, la ocupación de medio oriente (petróleo), de afganistan (opio, oleoducto a Russia), y del propio Haití (se han encontrado pozos fde petróleo) no creas que son piadosas y aquí en Colombia la coca, y si son aliados de los judíos es porque estos les venden sus armas en el mercado negro.Por ello no estoy muy de acuerdo con Céline.Un abrazo Ricardo y desde un comienzo al encontrar tu blog te comenté eres un "pata" generoso con su conocimiento el cual es un verdadero tesoro, pero si lo damos por la sociedad de seguro estar´
as como yo más que contento. Hasta la próxima.