martes, 18 de septiembre de 2012

Entrevistado por María Solís

Entrevista realizada en diciembre de 2010 por la poeta María Solís (http://eldobledeldentista.blogspot.com.es/), con ocasión de la presentación en Madrid del libro “Palabras literarias”.

María Solís: ¿Cómo surgió el libro?

Ricardo Guadalupe: A partir de 300 palabras. Concurso de microrelatos en El Planeta de los Libros, máx. 300 palabras. Gané con "El rizo de Ventura". Nieves Martín, de Radio Círculo, me ofreció (aún no sé por qué, se le cruzarían los cables, porque no soy filólogo ni lingüista) la sección "Las palabras". Aparte del título tenía entera libertad para lo que quisiera. Creo que pretendían que hiciera algo similar a Álex Grijelmo en Radio Nacional. Yo pretendía hablar más de las técnicas de escritura, de cómo la palabra da forma al pensamiento.

M.S.: ¿Cómo se te quedó el cuerpo cuando te dijeron que el programa iba a ser por la radio, a ti que nunca habías hecho radio ni nada parecido? ¿Te preparabas de algún modo o....? ¿Cómo fue la primera experiencia? Porque tú habías escrito, pero nunca habías hablado en público de esta manera.

R.G.: Yo no entraba desde el estudio de radio porque coincidía el inicio del programa con el final de las clases en la Escuela de Letras y no me daba tiempo a llegar. Entonces lo que hacía era meterme en el coche que tenía aparcado en la Cuesta de la Vega y entrar en el programa a través del móvil. Eso generó situaciones muy curiosas, porque la Cuesta de la Vega por la noche es la cuesta de muchos amantes, la cuesta de indigentes, la cuesta de vigilancia policial, la cuesta de gente que va y viene de la ópera, por ejemplo. Además, yo me ponía en la parte de atrás del coche para tener más espacio. Una vez fui enfocado por un coche policial pensando que, no sé, que quizás estaba haciendo alguna guarrada... Otro día me pasó que después de un programa que me salió muy bien, o, bueno, yo pensé que me había salido muy bien, salí exultante del coche sin darme cuenta de que me había dejado las llaves dentro y cuando quise volver a entrar la puerta estaba cerrada. Inmediatamente llamé al seguro pero empezó a llover y me tuve que refugiar bajo el viaducto. Aquello estaba animadísimo. Indigentes con su tetrabrick pero también gente que yo pensaba que estaba de paso y que buscaban sus mantas y se echaban a dormir. Fue interesante como experiencia vital lo de entrar en la radio desde el coche.

M.S.: ¿Cuándo pensaste en hacer un libro con el contenido del programa? ¿Ya cuando estabas haciendo el libro o después?

R.G.: Pues yo me hago muchas películas, muchas cuentas de la lechera y cuando llevaba sólo dos programas ya estaba pensando en llegar a los 100, lo que no sabía era cuántos años representaba eso. Al final sólo estuve un año, en total fueron 34 o 35 programas, pero sí, desde el principio pensé que aquello podía tener forma de libro o manual de apoyo para gente a la que, como a mí, le interesara la escritura creativa.

M.S.: ¿De todas las palabras, te quedarías con alguna en especial?

R.G.: En cuanto a palabras, ya lo sé, suena a tópico, pero es que es verdad que cada palabra tiene su aquel, ¿no?, y además su aplicación a situaciones y a personas. Hay personas que relaciono con la elipsis y hay personas que relaciono con la sinestesia, otras con el caligrama. Últimamente veo palabras por todas partes. Me gusta especialmente la palabra jitanjáfora, la más musical de todas. Sí, me quedaría con esa.

M.S.: ¿Cuál fue tu mejor programa?

R.G.: El mejor fue el... (pincha aquí para ver el texto completo y seguir leyendo)



2 comentarios:

Ginés Vera dijo...

Tienes el don de sorprenderme siempre, eres genial. No conocía la anecdota de las llaves en el coche y la lluvia en el Viaducto. De ahí sale un relato seguro. Me encanta la entrevista, felicidades a María y por supuesto enhorabuena, Ricardo.

Andrea Vinci dijo...

Has cambiado la foto que encabeza el blog. ¿Escritor-Bebedor o Bebedor-Escritor?
Me gusta esa foto