viernes, 8 de enero de 2010

Dimensiones


El suelo subió vertiginosamente hacia quien tragaba el agua y su contenido. Todo lo que quedó fue una piscina salada en la que Neptuno retoza orgulloso.


© Ricardo Guadalupe

11 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Una piscina es algo pequeño para Neptuno.

Precioso pensamiento.

Un saludo cordial.

Hasta pronto, un abrazo.

Lala dijo...

Pero...quién tragaba el agua y su contenido? Juuu...es que soy muy curiosa y eso me ha llamado muchísimo la atención! No hablarás de dios!

Esta vez me dejas los ojos con forma de interrogante...
perdón por mi ignorancia.
:P


Un besito


Lala

lopillas dijo...

Coincido con Lala. Ultimamente estoy de un espeso. Me ha pasado con varios blogs, que leo las frases y me quedo ahí dándole vueltas y vueltas.
Deduzco: ó alguien se ahogó ó era el propio Neptuno quien tragaba el agua.
En mi entrada de hoy tengo una canoa porsi :)
En cualquier caso me gusta esto de descifrar. Y aquí en tu rincón nos ofreces confianza para ello.
Volveré
Besitos

ldrac dijo...

Imagino que seráun tornado que habrádejado al pobre Neptuno en paños menores en un charco de agua de lo que era su mar. ¿no es cierto? O Moisés en el paso del Mar Rojo. ¡¡Exigimos respuesta!!jajaja. Un abrazo.

Luzdeana dijo...

A ver mi aporte... Mm... después de todo, a quién le importa quién se tragó toda el agua, mientras quede algo de esa piscina en la que me disfrazo de sirena para que Neptuno me acepte a su lado.
Un abrazo, entre brazadas.

lopillas dijo...

Claro! yo venga a imaginar a Neptuno ahí solo retozando orgulloso.
Ya hay una linda sirena.
Yo pongo un arrecife de coral rojo con peces payaso y estrellas de mar.

techocolatecafe dijo...

Vale, yo pongo caballitos de mar de colores, y una estrella de mar, quizás familia de las otras de la constelación de Alicia,

mi nombre es alma dijo...

Pobre Neptuno, le vamos a dejar sin su mar, sin su oceano. Aunque por lo visto se acostumbra a su vida en la piscina. Como casi todos.

Un abrazo

Beatriz dijo...

Yo pediría que no desatemos la furia de Neptuno y lo evoquemos en su castillo dorado bajo las aguas acompañado de sus Ninfas.
Curioso e intrigante
tu "Dimensiones".
Saludos.

ALEX B. dijo...

Parece que a Neptuno últimamente, le viene algo grande su mar y prefiere una piscina limitada,aunque eso sí de sal.
No sé quién es capaz de absorber las dimensiones de ese mundo,para dejarlo reducido , limpio y sin más habitantes que un Neptuno que a buen seguro ya se está aburriendo.
El mar, aunque sepamos que acaba en otro continente, siempre se nos ofrece como inmenso, y aún explorable . Quizá ahí está en gran parte su atractivo .
Un abrazo adimensional para ti Ricardo.

Ricardo Guadalupe dijo...

Ja, ja, ja. Está claro que no se entiende. Quizás debiera reescribirlo. Pero por otro lado qué más da, lo importante es que os sugiera algo, aunque no coincida exactamente con lo que yo quería decir.

Además, esa continuación del relato, en la que habéis rodeado a Neptuno de tanta belleza, me gusta, me cambiaría por él ya mismo.

Por cierto, no habéis dicho nada de la foto, ¿la conocíais?. Qué curiosa, ¿verdad? Es el rostro de perfil del mismísimo Neptuno formado por las olas rompiendo en las rocas.

Un beso, y gracias como siempre por vuestros geniales comentarios.